fbpx Saltar al contenido

¿Por qué Disney le ha declarado la guerra a Netflix? – Caso Disney

abril 5, 2018

Hace ya un año, Disney anunció que retiraría su contenido en Netflix. El motivo es simple; Disney va a crear su propia plataforma de streaming, y va a hacerle la competencia. ¿Pero por qué Disney ha roto esta relación y cómo planea hacer frente a un gigante como Netflix?

Todo el mundo conoce a la compañía de los hermanos Roy y Walt Disney, que en 1923 empezarían este enorme proyecto. Con el paso de los años, Disney se ha convertido en un gigante de la animación y el entretenimiento, que cada día se hace más grande.

Pero Disney no ha tenido este éxito por lo que la mayoría de la gente podría pensar. Y esto tiene mucho que ver con la guerra que ha declarado ahora a Netflix.

Sorprendentemente, el verdadero negocio de Disney no está en la creación de sus películas. En realidad, estas son solo el principio de todo un modelo de ingresos que Disney ha ideado a partir de ellas.

Imagínate a las películas y los personajes exitosos de Disney como marcas en sí mismas. Todas estas marcas son propiedad de Disney y solo él puede utilizarlas con propósitos comerciales.

Por supuesto, los cines y plataformas de distribución como Netflix tienen que pagar a Disney por tener estas películas en sus catálogos. Pero ahí no acaba la cosa.

Si una película es exitosa, es cuestión de tiempo que fabricantes de juguetes, libros, ropa o videojuegos quieran aprovecharse de este éxito. Y así Disney ofrecerá licencias de uso de sus personajes a cambio de dinero, que acabarán encabezando una línea interminable de merchandising.

Pero además, estas películas exitosas llegan a la realidad con los parques temáticos de Disney, en los que tanto los niños como los padres pueden disfrutar de una gran experiencia en familia. Además de ser otra gran fuente de ingresos para la compañía.

Es decir, las películas de Disney no son la principal fuente de ingresos de la empresa, pero componen la base sobre la que se sustenta todo lo demás. Y de ahí que sea tan importante crear películas exitosas, y sobre todo, controlar su distribución.

La idea de control en su contenido es algo que Disney lleva décadas intentando, y hace que entendamos un poco más el porqué del enfrentamiento contra Netflix.

A principios de los 80 por ejemplo, Disney se encontraba en una posición financiera vulnerable. Su librería de películas era valiosa, pero había pocas que habían tenido un éxito reciente. Esto provocaba que cerca del 70% de sus ingresos vinieran de sus parques temáticos, muy dependientes de personajes ya antiguos.

Disney necesitaba otras fuentes de ingresos y la forma de crear nuevas películas exitosas. Así que volvió a reinventarse.

En 1983 por ejemplo, Disney lanzaría su canal televisivo Disney Channel. Su idea era crear un servicio de suscripción que emitiría sus series y películas más famosas, sin necesidad de verlas en el cine.

Unos años más tarde comenzaría también a vender cintas de VHS, con las que las familias podrían ver sus películas tranquilamente desde casa, en el momento y lugar que decidieran. ¿No te recuerda todo esto un poco a Netflix?

Y no es de extrañar tampoco que desde esa época Disney potenciara la producción de sus películas, creando y comprando divisiones de otras empresas. Además de abrirse a mercados más maduros, dirigiéndose no solo a niños, sino también a adultos.

Con todo este contexto ya visto volvamos a la época actual, en la que Disney decide retirar su contenido de Netflix, y crear su propia plataforma de streaming.

Lo primero que hemos de saber es que el único país afectado de momento es Estados Unidos, ya que Disney planea retirar su contenido poco a poco. Hasta finales de 2019, Netflix seguirá emitiendo el contenido que ya tiene de Disney.

Pero no se puede decir lo mismo de los nuevos estrenos de la compañía, los cuales ya podrían no emitirse en Netflix. Y todo esto deja un panorama curioso en los servicios de streaming.

Cuanta más alta es la competencia entre estos servicios, mayor importancia adquiere el catálogo y el tener mejores opciones que los otros. Una estrategia común es lanzar producciones originales en tu propia plataforma, que solo puedan verse en ella y suponga una fuerte barrera de entrada.

Pero las productoras de streaming también se ven más preocupadas por la cantidad de opciones, y de tener un mayor catálogo que las otras. La atención del usuario es el premio por el que todas ellas luchan, y cuanta más horas pasen en su plataforma, mejor.

Y volvamos a la pregunta del principio, ¿por qué y cómo planea ahora Disney montar su propio servicio de streaming?

Este movimiento de Disney tiene sentido si recordamos su modelo de negocio. Una de las fuentes de ingresos de la compañía son sus licencias de distribución, de las que Disney se lleva un porcentaje de las ganancias.

Si Disney crea su propio servicio de streaming, ya no tiene que depender de plataformas como Netflix para distribuir su contenido. Esto le da un mayor control de sus películas, y le permite obtener mayores ingresos.

Pero con ello, Disney también deja de depender de los cines para sus nuevos lanzamientos, una tendencia que está en declive, mientras se apunta a otra en crecimiento.

Lo más probable es que Disney siga utilizando los cines, beneficiándose de la gran exposición que le da frente a Netflix. Sin embargo, también tendrá la posibilidad de hacer estrenos simultáneos, permitiendo al espectador elegir dónde y cómo ver la película.

Disney además tiene mucho más diversificados sus ingresos que Netflix, pudiendo ofrecer descuentos en sus parques temáticos, o merchandising junto a su servicio de streaming.

Pero sin duda, el punto más fuerte de Disney es el enorme catálogo de películas que tiene a su disposición, gracias a todos los estudios que ha ido adquiriendo estos años.

¿Sabías que Disney es dueña de estudios como Marvel o Pixar? ¿Como también lo es de LucasFilm, los creadores de Star Wars? Todo este contenido podría pasar a ser exclusivo de su plataforma, haciéndola mucha más atractiva que otras como Netflix.

En concreto, para su servicio de streaming Disney se va a apoyar en varias plataformas. Una de ellas será un nuevo servicio que planea denominar “Disney Play”, en el que centrará sus películas de contenido infantil y familiar.

Pero Disney también planea apoyarse en plataformas ya establecidas como Hulu, de la que es dueña en un 30%. En ella, Disney planea volcar su contenido más dirigido a adultos, ofreciendo a sus clientes elegir una o varias de estas plataformas de streaming.

Por cierto, ¿sabías que 21st Century Fox es dueña de otro 30% de Hulu? ¿Y que casualmente Disney anunció su compra en diciembre del año pasado? Con este movimiento, Disney no solo ampliará su ya enorme catálogo, sino que tendrá el control mayoritario de Hulu, una pieza clave en su estrategia.

De esta forma, Disney efectuaría la fusión con 21st Century Fox mientras retiraba su contenido de Netflix, dejando todo preparado para lanzar su servicio en 2019.

Sin lugar a dudas, Disney ha entendido el poder de la diversificación, tanto en su modelo de negocio como en todas sus películas. Su servicio de streaming puede suponer una dura competencia para Netflix, pero hará que disfrutemos de grandes producciones.

 

  • Lecciones principales:

(+) Diversifica tus ingresos (Disney se ha mantenido a flote todo este tiempo gracias a todas las diferentes fuentes sobre las que se sustentaba, con lo que si en una época una fallaba, las otras podían suplirla)

(+) Piensa en cómo expandir tu mercado (Desde mediados de los 80, empezó a enfocarse también a contenidos de adultos, y no tanto dirigidos a niños. De esta forma, ampliaba los ingresos que recibía y la cantidad de personas que veía su contenido)

(+) Surfea nuevas tendencias (Disney se estaba dando cuenta de la tendencia en declive de los cines, y necesitaba otros medios para estrenar sus películas. De ahí también su idea de su propia plataforma de streaming, que además combinará con la notoriedad que aún le reportan los cines)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si cierras este mensaje o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar