fbpx Saltar al contenido

Cómo Richard Branson creó su imperio empresarial – Virgin

diciembre 11, 2018
vrigin análisis empresarial

Caso Virgin

¿Cuántas empresas puede montar un emprendedor a lo largo de su vida?

Una compañía requiere de tiempo y dedicación para que tenga éxito, y una sola ya puede hacer que nos desbordemos.

Sin embargo, Branson y su grupo superan ya las 300 empresas, y cada año siguen creando más. ¿Cómo ha podido llegar Virgin a mantener esta enorme cantidad de negocios y seguir creciendo?

Richard Branson era un estudiante británico que había sufrido dislexia desde pequeño. En su adolescencia había manifestado un fuerte interés por las empresas, y a los 15 años había fundado dos que fracasaron.

Tras el éxito de una de ellas poco más tarde, Branson abandonaría los estudios para dedicarse de lleno a lo que le apasionaba. Y así, daría comienzo el imperio de Virgin.

La primera empresa que Branson montó bajo el nombre Virgin era una tienda de discos pirata, que adquiría fuera del país y revendía en Londres. A pesar de algunos problemas legales, la empresa tuvo un gran éxito, lo que le dio a Branson el capital necesario para seguir montando negocios.

Branson pasó de la industria de la música al sector de las aerolíneas, y de allí a otras muchas empresas en distintas industrias. En algunas fracasaría y en otras tendría éxito, ¿pero cómo sería capaz de lograrlo?

Cuando pensamos en marcas, la mayoría nos evocan al producto o servicio estrella que están vendiendo. Un ejemplo sería Nike con sus zapatillas de deporte, o Bic con sus bolígrafos.

Sin embargo, Virgin es una excepción, ya que cuenta con una amplia variedad de compañías en distintos sectores.

Podemos encontrarnos empresas de Virgin en el sector de la música, las finanzas, el transporte o incluso el turismo espacial. Y aunque parezca que el grupo quiera abarcarlos todos, Branson decide muy bien cuándo montar una empresa, y cuándo no hacerlo.

A la hora de iniciar un nuevo negocio, Branson busca oportunidades en mercados aparentemente saturados de competencia. Se pregunta cómo puede operar de forma diferente a los gigantes establecidos, que han paralizado el mercado.

Una de las principales misiones de Virgin es acabar con los monopolios, independientemente de la industria en la que se encuentren. Branson defiende el derecho de los clientes a tener distintas opciones en una industria, y ha decidido liberar aquellas en las se encuentren atrapados.

Para introducirse en tantos sectores, Branson se asociaba con diferentes partners familiarizados con la industria, que ya conocían su “know how”. A cambio, Branson aportaba la fuerza de marca de Virgin, su experiencia empresarial y un gran porcentaje de la nueva compañía.

De esta forma, Branson era capaz de montar rápidamente empresas en sectores que no conocía bien, ya que sus aliados sí lo hacían. Y ambos reducían la inversión inicial aportando capital económico.

Esta estrategia tan similar al modelo de franquicias hacía que las start-ups empezaran con el nombre de una marca poderosa, reduciendo sus gastos de marketing.

Y por su parte Branson, al no tener que dirigir las acciones diarias de la empresa, se liberaba para seguir creando otras. Pero esto no sería posible sin la gran fuerza de marca de Virgin.

Cada una de las empresas del grupo opera de forma independiente, pero comparten el nombre y una serie de valores. Estos valores son los que unen a las diferentes compañías, y sirven como pegamento en sectores tan diferentes.

En vez de empezar por el beneficio del producto, Virgin comienza por los valores y la misión de la empresa.

No importa a qué servicio o producto se dedicará el próximo negocio, lo importante es su calidad y que estén respaldados por los ideales que defiende.

En una de sus entrevistas, Branson reconocía su imposibilidad para estar al cargo de todas sus compañías. Sin embargo, se preocupaba porque todas ellas dieran un servicio dedicado a sus clientes.

De vez en cuando, Branson juega a ser un cliente ocasional de alguna empresa de Virgin, disfrazándose para ver cómo tratan a sus consumidores.

A veces, llegaría incluso a llamar a atención al cliente con su voz camuflada, preguntando por él mismo para ver cómo le contestaban.

Según Branson, es importante no perder el contacto con tus clientes, ya estés dirigiendo una start-up o un enorme grupo empresarial.

A parte de sus viajes de incógnito, a Branson también le gusta llamar a diferentes clientes preguntándoles por su experiencia. Así, juntaría el feedback de estos con lo que él mismo había observado, implementando cambios para mejorar la empresa.

Un ejemplo de innovación ocurrió en Virgin Atlantic Airways, cuando Branson ofreció un servicio de chófers para llevar los empresarios al aeropuerto. Lo mismo ocurriría al incluir pantallas de vídeo en el avión, o un servicio de masajes a bordo.

Sin embargo, Virgin también ha fallado muchas veces al expandirse. En la actualidad, Branson ha iniciado más 500 empresas, de las que cerca de 200 han acabado fracasando y cerrando.

Los motivos de estos fracasos han sido varios. Cuando Branson quiso introducirse al sector de las bebidas con Virgin Cola, no aportó nada nuevo. Acabó siendo uno más de la industria sin diferenciarse de sus competidores.

Otro fracaso fue el de su aerolínea Virgin Express, que pretendía colarse en los vuelos de bajo coste. El problema resultó de alejarse de la misión de la marca, ya que no era un mercado dominado por una sola empresa.

A pesar de estos fracasos, Branson ha seguido innovando y creando empresas. Estos errores no han dañado su modelo de negocio, sino que le han hecho aprender y mejorar sus compañías.

Según Branson, convertirse en emprendedor no es algo fácil. Hay que intentarlo muchas veces con ideas que marquen una diferencia real en la vida de las personas. Y sobre todo, tener un equipo potente de gente que crea en tus ideales.

La mayor fortaleza de Virgin es su mayor debilidad, y está en el propio Branson. Debido a su personalidad y su cargo de fundador, Branson ha sido capaz de atraer la atención de muchos inversores y periodistas para que apoyaran Virgin. Pero sabe, que algún día no podrá seguir haciéndolo.

Virgin está muy ligada a Richard Branson, pero se ha asegurado de contratar a gente muy potente para él. Igual que Coca Cola tras la muerte de Goizueta, o de Apple tras la de Steve Jobs, confía en que Virgin seguirá cuando él no esté.

Mientras tanto, Branson seguirá creando empresas para mejorar el mundo, y devolver a la sociedad lo que esta le ha dado. Fracasando muchas veces, pero divirtiéndose e inspirando a los demás en el proceso.

  • Lecciones principales:

(+) Aliarse con los socios adecuados (complementariedad de Branson con su experiencia empresarial y otros socios conocedores de la industria)

(+) No tener miedo al fracaso (equivocarse mucho, rápido y bien para aprender y perseverar hasta tener éxito)

(+) Delegar y rodearse de gente mejor que tú (de esta forma Branson podía seguir elevándose a sí mismo y sus empresas)

Puedes ver más casos sobre empresas aquí.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si cierras este mensaje o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar